banner

Cabecera

Patrocinadores

Patrocinadores

domingo, marzo 01, 2009

Irlanda sale de Croke Park como gran favorita al título.


El capitán irlandés decidió el triunfo con un drop y un ensayo en el segundo tiempo · Los ingleses volvieron a perder en el templo del 'fútbol gaélico' · Pese al ensayo de Armitage en el último minuto
Un gran O´driscoll permite a los Irish ser los únicos que aspiran al Gran Slam tras doblegar por 14 - 13 A Inglaterra.
Sangre, sudor y lágrimas le costó a Irlanda doblegar a Inglaterra en el último partido de rugby que se disputaba en Croke Park pero al final lo consiguió por un agónico 14-13 en la tercera jornada del Torneo VI Naciones, con lo que, unido a la derrota de Gales en París el viernes, se queda como único aspirante al Grand Slam, honor que no consigue desde 1948, y principal favorito al triunfo final, con lo que pondría punto y final a una larga e injusta sequía de títulos que se alarga ya desde el año 1985.
Mención especial para el capitán irlandés Brian O'Driscoll que rompió el encuentro con un drop y un ensayo, lleva uno por partido en el torneo, y que compensó el mal día de Ronan O'Gara en los lanzamientos a palos: dos conversiones de seis intentos.
Y mención también, pero en este caso negativa, para Danny Care, el medio melé suplente inglés que salió en el segundo tiempo y que provocó a falta de diez minutos un golpe de castigo absurdo, exclusión temporal incluida, que le valió a Irlanda para sumar tres puntos que a la postre fueron cruciales. La desesperación del seleccionador inglés Martín Johnson en la grada era evidente, al ver cómo le ocurría lo mismo que quince días antes en el Millenium Stadium, entonces con Goode como protagonista.
Inglaterra, además, se queda ya sin opciones al título tras encadenar su segunda derrota, después de haber caído hace quince días en Cardiff, y además, como ya le ocurrió hace dos años, vuelve a perder en Croke Park, el 'templo' del fútbol gaélico y estadio construido sobre el escenario del trágico 'Domingo Sangriento' de 1920 que no volverá a acoger un partido de rugby, ya que el próximo año se estrenará el nuevo Landsdowne Road.
La primera parte resultó demasiado igualada y trabada, ya que los continuos intentos de Irlanda de resolver con velocidad y dinamismo las fases estáticas, se topaban con la potencia y los kilos de la delantera inglesa. Como corresponde, cuando el 'pack' inglés intentaba trasladar la presión al campo contrario, se encontraba con la misma oposición y resistencia por parte de los delanteros verdes. Y es que ya se sabe que a veces resulta mucho más fácil destruir, que construir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario