banner

Cabecera

Patrocinadores

Patrocinadores

lunes, marzo 12, 2012

Inglaterra ganó en París y ahora se permite soñar

El Stade de France fue el escensario de un gran partido de rugby en el que la selección de la Rosa no sólo superó a Les Bleus por 24 a 22 sino que los dejó sin posibilidades de pelear por la corona.

En el Stade de France el equipo local arrancó flojo y su rival lo aprovechó. El centro de origen samoano Manu Tuilagi y el fullback Ben Foden consiguieron sendos ensayos y, entonces, el conjunto británico se llevó el primer tiempo por 14 a 9.

En el segundo período, Francia consiguió descontar con un golpe ejecutado por Lionel Beauxis, pero el inglés Tom Croft aportó una nueva conquista y su compañero Owen Farrel no falló en la conversión para estirar más las ventajas.

Cuando el partido parecía encarrilarse definitivamente en favor de Inglaterra, el conjunto local achicó cifras con un ensayo de Wesley Fofana, que fue convalidado por el juez de televisión, después de una revisión. Apenas dos puntos por debajo, 22-24, Francia tuvo una última oportunidad de ganar con un drop que falló el apertura Francois Trinh Duc.

Así las cosas, si Francia le llega a ganar a Gales, la única posibilidad para que Inglaterra retenga el título es que los galos se impongan por una buena diferencia en el tanteador y que los de la Rosa también obtengan un margen importante a favor en su partido frente a Irlanda, que comenzará una vez ya terminado el match en Cardiff. Cosa que, a priori, se plantea muy dificil ya que este partido se juega el día de San Patricio, festividad nacional de Irlanda, con la motivación extra que ello supone para el combinado del trébol.

Esto ocurre porque Gales tiene una diferencia de puntos a favor de 44, mientras que Inglaterra apenas tiene +6. Las reglas del torneo dicen que si dos equipos están igualados a puntos de partido, la diferencia de puntos marcados determinará qué equipo tiene el primer puesto. Todo esto por supuesto será irrelevante si, Gales derrota o empata frente a Francia el sábado venidero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario